Planillo 3

La cosa va según la cultura de cada empresa, supongo. El caso es que he trabajado en redacciones de revista en las que tener un planillo en la pared (que se va llenando según progresa la maquetación de la revista) es algo imprescindible. Y me he topado con redacciones en las que ni sabían lo que era, ni creían haberlo necesitado nunca.

Yo, la verdad, soy un adicto a los planillos de pared, y me hace una ilusión bárbara ver cómo se van llenando conforme avanza el mes. Más o menos es como contemplar la revista desde GoogleMaps, y me resulta tremendamente útil para situar publicidades, para estudiar el ritmo de la publicación, para vigilar enfrentamientos raros, colores… Vaya, que recomiendo a todo el mundo que lo use, y sigue sorprendiéndome encontrar gente que no los conozca.

No tengo ni idea de si hay empresas dedicadas a fabricar planillos. Yo los he visto construidos a base de corcho y chinchetas. O con madera, plástico transparente, tornillos… Como el que tenemos en PlayStation, y que me dedico a importar a las redacciones en las que me ha tocado currar. ¡Producto de artesanía carpinteril, que quede claro!

Aquí va el plano (bastante chapucero, pero útil; no soy delineante) con el que le expliqué al carpintero lo que quería. Que conste que la idea no es mía: la heredé de los que eran mis mayores en la revista Quo.

En fin, por si a alguien le resulta de utilidad o por si los guionistas de BricoManía se quedan sin ideas para futuros programas…

Planillo 1 Planilloso