Skip to Content

ETIQUETAS

The New York Times

T Style y el adiós a la letra gótica

19 de febrero de 2013

GUARDADO EN rediseños, revistas

Una de las sorpresas diseñísticas de la semana pasada fue el rediseño de T, la revista de estilo de The New York Times. Nueva directora, y nuevo director creativo –ambos llegados desde la revista rival WSJ.– y una nueva fórmula editorial cuyo movimiento más espectacular ha sido el cambio de logotipo. Adiós a la “T” gótica que ha identificado la marca desde su nacimiento en 2004, hola a una “T” de palo seco medio con bisel y relieve, no sé si más moderna o todavía más retro.

La influencia de T en el diseño de revistas de los últimos años no es desdeñable. Con un presupuesto lleno de alegría, se ha podido permitir comisionar tipografías de encargo que se han ido expandiendo por el mundo, y ha tenido mucho que ver con el retorno de las tipografías góticas al mundo editorial.

En fin: todo cambia, y al diseño levemente informal de los últimos años –construido alrededor de la tipografía Pialat– le sucede una nueva maqueta que resulta clásica, elegante, un poco fría.

Patrick Li, el director creativo, contaba en esta entrevista que el cambio de logotipo busca diferenciar la revista dentro del ecosistema de publicaciones de The New York Times: la T gótica ha acabado siendo una imagen de marca global para todos sus productos.

La base del diseño es la fantástica tipografía Schnyder, diseñada –ex professo, claro– por Christian Schwartz. La letra de lectura pasa a ser Imperial, que es la tipo de texto en el cuerpo central del periódico. Los titulares secundarios se componen en una versión condensada de Graphik.

El resultado gráfico tiene un toque, ya digo, elegante pero frío.

Lleno de espacios blancos y con un coherente esquema de titulares-entre-filetes que se repite a lo largo de todas las páginas, la transgresión en el diseño se reduce a situar algunos de los titulares principales a sangre, cercenando un poco las letras. En conjunto, las páginas tienen un equilibrio admirable, pero el resultado me parece algo distante. Echo de menos algo más de frescura. ¡Todo resulta demasiado perfecto!

Aquí van unas páginas, capturadas de la versión en Issuu que, amigos, todos ustedes pueden hojear aquí.

 

comentarios (2)

  1. 19 febrero 2013 a las 19:32 | PERMALINK

    ostia… creo que me quedo con la T gótica. el resto, como dices, es demasiado perfecto; tanto, que juraría que ya lo he visto

  2. 12 abril 2014 a las 8:18 | PERMALINK

    Good post. I learn something new and challenging on blogs I stumbleupon everyday.
    It’s always useful to read content from other writers and
    practice something from other sites.

Una noticia tan grande que el titular es “Tenemos una noticia muy grande”

27 de julio de 2010

GUARDADO EN Las noticias, portadas

The Guardian y The New York Times se han lanzado a publicar, junto con Der Spiegel, una serie de informaciones entresacadas del estudio de un chorrazo de documentos filtrados a la web Wikileaks y distribuidos por ésta, en exclusiva, a las tres publicaciones. El tema: cómo va la guerra de Afganistán.

Aquí van las dos portadas. Lo que me ha llamado la atención de este bonito ejemplo de periodismo de alcantarillado (que limpia alcantarillas, quiero decir), es que ambos periódicos titulan no-titulando. Es decir:  el titular no dice “Esto, estoy y esto es lo que pasa en Afganistán”, sino “Tenemos papeles que cuentan cosas, pasen y lean”. Y no tengo claro si este titular a lo “teaser trailer” es bueno o malo.

 

comentarios (1)

  1. 27 julio 2010 a las 13:20 | PERMALINK

    No se si el titular es bueno o malo, pero da la sensación de que es mejor tener la noticia que dar la noticia :-)

 

online pharmacy
Sorry.