Skip to Content

ETIQUETAS

El País

El re-nuevo Tentaciones

26 de septiembre de 2016

GUARDADO EN Diseño, El País Semanal, Revistas

tentaciones2016oct_001

La maqueta original y noventera de El País de las Tentaciones, obra de Fernando Gutiérrez, tiene un estatus casi mítico en la cabeza de los diseñadores gráficos españoles. Aquella revista en papel prensa reventó las costuras de lo que se esperaba en un suplemento de periódico: era moderno, contundente, inesperado. [Aquí, un poco de historia.]

El pasado sábado llegaba a los quioscos una nueva versión de la revista y, aceptando el hecho cierto de que el papel ya no tiene el aura sagrada de antaño, sigue teniendo su miga asistir al rediseño de una cabecera con tanta historia.

El cambio editorial del Tentaciones se aleja del universo de las publicaciones independientes y la acerca a títulos más de consumo, como GQ o Esquire. Menos tendencias, y más cultura pop. La revista añade colores y juego tipográfico, y en general tiene más pirotécnica de diseño. También se incrementa el uso de la ilustración editorial y, un punto que la diferencia bastante de otras publicaciones, incluye grandes infografías (las páginas dedicadas a los conciertos de The Beatles o la influencia de Kraftwerk son para nota).

En palabras de Artur Galocha –que es el director de arte responsable del diseño y las infografías–, “se dirige un público de entre 35 y 50 años, los llamados ‘kidults’, una generación ya madura que no ha dejado de disfrutar de los elementos que conformaron su infancia y su adolescencia. Así que la estructura y el diseño de la revista va en esa dirección. A medida que vamos pasando las páginas la revista va madurando. Pasamos de una zona como Spoiler, más fresca y dinámica, una agenda cultural muy pop con series, películas, libros, conciertos… a una zona de reportajes con una lectura más larga y calmada, para acabar en Tentadero, una parte de estilo de vida para esa parte madura de los ‘kidults’. Así que la revista, su estructura y su diseño, responde a una evolución vital de nuestro supuesto lector. De adolescente a adulto.”

Para tipófilos: las familias usadas son Galaxie Polaris, Stag, Silva Display y Arbor. Y la ilustración de portada es de Cranio Dsgn.

En fin: la revista se relanzó hace año y medio con una apuesta al límite, arriesgada: una imagen trash, muy en la linea de las revistas independientes que valoran más la expresividad de los diseños que un ajuste tipográfico impecable. Les diré que aquella versión de la revista me gustó bastante: me sorprendió la temeridad de asociar una marca tan establecida como El País con unos códigos editoriales transgresores. Esta nueva encarnación de Tentaciones prescinde de parte de su singularidad indie, pero gana en riqueza gráfica, tiene un ritmo más comprensible y acierta a acercarse a los gustos gráficos de un público generalista. Así que muy bien.

[Conste que yo trabajo en El País Semanal, así que esta es, digamos una publicación hermana.]

 

El País se rediseña, recupera
las entradillas y se marca
un “regreso al futuro”

11 de mayo de 2015

GUARDADO EN Periódicos, Rediseños

ELPAIS2015mayo11_001

Lo que más me ha llamado la atención del nuevo diseño de El País es justamente lo que tiene de vuelta al pasado pre-rediseño-de-2007: las entradillas en negrita, la desaparición del friso en primera, el desorden orden de las secciones (¿Economía vuelve a estar detrás de Deportes?), la sección de opinión a tres páginas (con trampa: hay una nueva página inicial para abrir boca, un poco a la manera de El Mundo)…

Las entradillas venían a ser, junto con la Times New Roman, una de las principales características gráficas del diario desde su nacimiento en 1976. No sé hasta qué punto tiene sentido recuperarlas en un medio que dice ser “digital first” (y que, por eso mismo, desdeña un poco el papel). Me aventuro: diferencian bien las noticias del resto de los géneros periodísticos (obvio), dotan al diario de una identidad única y, en fin, sacian una evidente nostalgia de tiempos pretéritos.

En realidad, el nuevo El País es un viejo El País con retoques. No se buscaba la revolución, evidentemente. Sí se dan cambios de calado: la mencionada segunda página de opinión, la reorganización del ritmo de las secciones, el nuevo diseño de los suplementos o la desaparición de Domingo en beneficio de Ideas (que es un nombre más razonable para una sección en la web).

Detalles diseñiles: hay más colores en las secciones, nuevas columnas de opinión, cabeceras un poco más grandes… Majerit y Benton Sans pasan a ser las dos únicas tipografías generales, con algún detalle en Clarendon. Les diré que no soy demasiado partidario de Benton, y menos en los titulares de Deportes: le falta “gravitas”, esa cualidad pedante que espero en un diario de referencia. Y no deja de sorprenderme la poca presencia de Clarendon, que podría jugar en El País el papel que ejerce Stymie en The New York Times (una tipografía con tremenda personalidad vinculada a la imagen de marca).

En cualquier caso, aceptando como buenos todo lo que ha cambiado en el diario (que ya es mucho aceptar), lamento constatar que el diseño de El País resulta antiguo, desprovisto de matices gráficos y, en definitiva, plano. Si cae en sus manos un ejemplar de The New York Times The Guardian (que son dos referencias obvias), o quizá de The Times o Politiken, comprobarán ustedes el cuidado extremo y la elegancia con que esos diarios diseñan cada detalle mínimo en sus páginas. Es ese nivel de perfección al que debería aspirar El País… pero no se acerca: blancos sin jerarquía, titulares microscópicos o desproporcionados, puestas en página carentes de toda sofisticación. Y no tengo claro hasta qué punto es un problema de prioridades (desde hace años, El País ha prestado una atención mínima a su aspecto, todo hay que decirlo), de presupuesto, de falta de tiempo o de criterio.

[Y Mr. Javier Errea tiene también una opinión sobre el rediseño: “Yo llamaría a esta puesta a punto de El País ‘rediseño paradójico’ o ‘al retrovisor’: una marcha atrás visual”.]

ELPAIS2015mayo11_002 ELPAIS2015mayo11_003 ELPAIS2015mayo11_004 ELPAIS2015mayo11_005 ELPAIS2015mayo11_006

 

La web de El País estrena un diseño que se parece a, ejem, El País

1 de octubre de 2014

GUARDADO EN Periódicos, Rediseños, Web

elpaisweb

No soy un experto en diseño web, así que mi análisis del rediseño estrenado hoy por El País no va a ser demasiado profundo, más estético que técnico.

Además de la integración de la web de noticias científicas Materia, que es amiga de esta casa y por cuya felicidad periodística doy palmas con las orejas, me han llamado la atención dos detalles.

El primero, que el nuevo diseño es más sobrio, con una paleta de colores, digamos, limitada (por no decir casi inexistente): mucho gris, y algún toque de azul… No lo digo como una crítica: no sé ustedes, pero yo acabo saturado de periódicos llenos de color y letras grandotas en los que todo grita compitiendo por mi atención.

Lo segundo: por fin aparece Majerit, la tipografía de los titulares del periódico impreso, en la web. Nunca he entendido por qué cuando los medios impresos saltan a la internete olvidan su identidad gráfica de papel. Antes no había web fonts, pero ahora… No se trata de que entre tinta y píxel haya que elegir un campeón, pero sí de que estén coordinados. Un universo gráfico coherente en papel, ordenador, móvil y tableta construye marca, y para los lectores supone la experiencia de entrar en espacios reconocibles. Los lectores tendemos a buscar referencias conocidas para sentirnos a gusto. Ejemplos: todas las aplicaciones o papeles que salen de publicaciones como The New York Times, The Guardian o The New Yorker viven en un mismo planeta estético (cada medio en el suyo, no crean), y eso funciona.

Quizá el detalle chungo que más me llama la atención en la prensa peninsular es el de El Mundo, cuyas marcas de papel y web son diferentes por razones que no puedo adivinar. Una pena: el planeta verde diseñado por Cruz Novillo es ya un icono de periodismo, y el pequeño planeta de la web es completamente prescindible.

Lo de la imagen coherente entre pixel y papel me lleva a otra reflexión bastante tonta (y lógica): para que haya una identidad compartida tiene que haber una identidad.

The New York Times tiene en las tipografías CheltenhamBeton ExtraBold Karnak y Stymie un marco fijo que se expande de su suplemento dominical a las cabeceras de sus blogs. Por su parte, The New Yorker lanzó hace unos meses una versión refinada y más flexible de la tipografía que ha acompañado sus páginas desde su lanzamiento a principios de siglo XX. Y puede que el dinero que The Guardian pagó a Christian Schwartz, Paul Barnes y cía por la letra que lleva su nombre haya sido la inversión más rentable de la historia de la tipografía: todo lo que toca huele a The Guardian.

Así, no tengo claro que ahora mismo El País, incluso con el refinamiento que ha llevado a cabo en su nueva web, tenga una identidad clara que compartir. Dicen que hay un rediseño impreso en camino, y quizá eso suponga un alivio al caos de tipografías y cabeceras de la marca. Yo, como soy un tipo osado, y porque además vivo en lejanas tierras, me lanzo a hacer una propuesta: teniendo en su cabecera una tipografía con tanta personalidad como la Clarendon, encargaría unos cuantos pesos modernizados a una fundición de postín y me lanzaría a identificar todos los productos con ella. Lo mismo funciona.

 

comentarios (3)

  1. 1 octubre 2014 a las 23:19 | PERMALINK

    Me parece muy acertado tu análisis. Pero tengo que hacerte una pequeña rectificación: non son «tipografías», son fuentes o familias tipográficas.

  2. 12 octubre 2014 a las 10:16 | PERMALINK

    Una precisión: la tipo complementaria del NYT no es Beton, sino un redibujo de Stymie.

    http://6thfloor.blogs.nytimes.com/2011/05/03/the-making-of-a-cover/

    Saludos, desde Santiago, Chile.

  3. 12 octubre 2014 a las 17:43 | PERMALINK

    Tienes toda la razón. Metedura de pata.

    Las egipcias del Times son Stymie y Karnak.

    El Times usa tipos clásicos redibujados por Matthew Carter: Cheltenham, Karnak, Stymie, Frankin…

    http://fontsinuse.com/uses/3907/the-new-york-times-article-redesign-may-2013

El País y el Golpe

23 de febrero de 2011

GUARDADO EN Periódicos, Portadas

Uno de los gestos de apoyo a la democracia que contribuyó a acabar con el golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 fue la edición especial distribuida en el centro de Madrid por el diario El País. Fueron 16 páginas, y tan sólo la portada y la contra reflejaban la información de la asonada militar. Fue uno de los momentos más altos en la historia de ese periódico.

Para celebrar el 30 aniversario del Golpe, el diario ha lanzado una web desde la que descargar pdfs de las siete ediciones especiales impresas desde las diez de la noche del 23 f hasta la una de la tarde del 24. En fin: historia viva a la que podemos asomarnos con una mezcla de orgullo periodístico y nostalgia de las glorias pasadas.

Aquí, otras primeras de aquellas fechas. No he podido encontrar la editada por Diario 16 a las 12 de la noche del 23f.

—–

Más primeras: Ésta es la portada del diario sindical Pueblo, fecha 24 de febrero.

[Gracias, Isaac]

 

comentarios (2)

  1. 23 febrero 2011 a las 20:51 | PERMALINK

    Tienes un e-mail.

  2. Perico
    25 febrero 2011 a las 11:38 | PERMALINK

    Aquí las portadas de diario16

    – cort.as/0bMY
    – cort.as/0bMZ
    – 24f 13.00h. rtve.es/imagenes/diario-16/1232972211819.jpg

Mil Babelias

22 de enero de 2011

GUARDADO EN Ilustraciones, Periódicos, Portadas

Babelia es el suplemento cultural del diario El País. Hoy sábado cumple 1.000 semanitas y casi veinte años: nació en octubre de 1991.

Para celebrarlo, han lanzado una enoooorme galería con todas y cada una de las mil portadas. Es un recorrido impresionante por la cultura de las dos últimas décadas.

Merece la pena echar un ojo, también, para contemplar la evolución de las cuatro encarnaciones diseñiles del suplemento. Para ver como el dibujo y el texto han perdido sitio en beneficio de la foto espectacular (aunque pocas veces he visto titulares compuestos tan en contra de lo que pide la imagen como en la última etapa).

Y un extra: al repasar la galería es posible admirar los numerosos retratos realizados por Cássio Loredano. Probablemente uno de los caricaturistas más extraordinarios que han pasado por la prensa española. He dicho. (Soy fan).

Ah, la última portada del suple es una obra Óscar Mariné, culpable hombre fuerte (como consultor) del diseño de El País.

Una pequeña selección:

 

comentarios (1)

  1. Miquel
    22 enero 2011 a las 14:01 | PERMALINK

    En mi opinion el que más me gusta es el diseo de finales de los noventa, el peor el de inicios de los 2000 (cuando parece la portada del diario ADN), en quanto el de ahora, no esta mal, pero es muy soso.

 

El País lanza (discretamente) su primera aplicación para iPad

17 de noviembre de 2010

GUARDADO EN iPad, Periódicos

Así, como quien no quiere la cosa, El País lanzó ayer su nueva aplicación para iPad. Han sido discretos…

No la he usado más de cinco minutos antes de escribir esto pero, a primera vista, tiene muy buen aspecto. Eso sí: la identificación con el diseño y la tipografía de la versión en papel tiende a cero. Nada de Majerit, y mucha Helvetica y Arial…

Aquí, unas capturas.