Skip to Content

CATEGORÍAS

Rediseños

Elle Francia se renueva (a la británica)

25 de marzo de 2014

GUARDADO EN Rediseños, Revistas

ELLEFRANCIA2014marzo7_01

La edición francesa de la revista Elle es una singularidad entre todas las ediciones internacionales de la cabecera: es semanal, y por ello incluye en sus páginas mucha más actualidad. Es, digamos, una revista muy viva.

Ha sido también una revista que presentaba un diseño rancio, entregado por tradición al dominio de la versión más gordocha de la tipografía Futura. Algo levemente ochentero, pero ya en un nuevo milenio.

Hace un par de semanas, la revista apareció en el quiosco con una nueva puesta en página actualizada. Se mantiene la Futura, pero en un peso más ligero. Subrayada, además, con tremendos lutos negros que le dan fuerza y, no sé, le dan una apariencia más urbana y moderna. Así era hace un año, así es ahora:

ELLE2013-2014

A los mandos del cambio está Tom Meredith, que fue director de arte en las versiones inglesas de Elle e InStyle. En ambas puso en práctica un diseño que tenía como dos de sus características señaladas el uso a la vez elegante y juguetón, un poco excéntrico, de la tipografía, y la abundancia de juegos gráficos a base de pequeñas siluetas distribuidas por todas las páginas.

Y esos dos rasgos se repiten en el nuevo Elle francés, que viene a rejuvenecerse con su nuevo diseño.

A mí me gusta.

Unas páginas.

 

New York quincenal

17 de marzo de 2014

GUARDADO EN Rediseños, Revistas

NEWYORK2014febrero24_01

Por aquellos azares de la distribución allende los océanos, me acaba de llegar el ejemplar de hace dos semanas de la revista New York. Es el primero de su nueva etapa como quincenal; me ha parecido que les interesaría echar un ojo.

Aunque el diseño es básicamente el mismo, las páginas de New York son ahora un poco más reposadas. Hay menos urgencia semanal en los contenidos, más foto historias y, como un plus, aparecen diferentes papeles y formatos. Este número incluye una separata roja llena de pistas artísticas.

Lo que no ha perdido la revista es su cuidado por el detalle. Todo está medido y colocado con precisión. Un trabajo fino, fino.

 

El rediseño de El País Semanal: más denso, más fuerte, más Clarendon

22 de octubre de 2013

GUARDADO EN Rediseños, Revistas

[Una excusatio previa: como saben, la-revista-que-me-da-de-comer es el suplemento de estilo del diario El País y hermana sabatina de El País Semanal.]

neoeps001

El País Semanal es, por trayectoria y difusión, una de las principales revistas de España. Si me pongo a comparar, sólo ¡Hola! aguanta el tipo en lo que viene siendo importancia y solera en el quiosco. Ese poderío resulta complicado de sobrellevar, en ocasiones. Todo el mundo tiene una imagen idílica de El País Semanal en la cabeza y con mucha frecuencia se escucha eso de que “estaba mejor antes”. ¿Cuándo? No sé, antes.

Con esa premisa, cambiar la revista es una maniobra de éxito incierto.

En cualquier caso, el anterior diseño había caducado. La maqueta preparada por el equipo de Oscar Mariné era tipográficamente elegante pero rígida, fría, tirando a monótona. La publicación necesitaba un fregado y un refuerzo urgente. De la última página a la cabecera.

Precisamente la nueva cabecera es uno de los aciertos de la fórmula gráfica que se inauguró el pasado domingo, que ha venido acompañada de un aumento de páginas y contenidos importante, de un nuevo papel mejorado (muy mejorado) y que ha salido de las manos de Óscar Germade y su estudio Solo.

El País tiene en la tipografía Clarendon una de sus señas de identidad, y me alegra que sus remates contundentes retocen alegres tanto en la cabecera del suplemento como en la del diario, y también en algunos elementos de navegación interna. El “colorín” se integra así con el periódico, y la imagen de marca resulta más coherente.

[Más sobre la tipografía del rediseño: un poco más abajo, en la entrevista con Óscar Germade]

Si lo he entendido bien, la fórmula del nuevo suplemento mantiene algunas señas de identidad perennes (los columnistas de entrada y de salida, la gran entrevista, las secciones de estilo) pero se refuerza el contenido periodístico “de largo recorrido”. Menos bohemia y más chicha. Y el diseño, fileteado y contundente, refuerza esa percepción más informativa.

Superada la portada –que apuesta (y parece que apostará) más por los conceptos que por los personajes–, las páginas del nuevo suplemento tienen dos tendencias interesantes. Por un lado, se acentúa ese componente “periódico” con un diseño denso y austero. La primera parte de la revista, que se arrima a modelos ensayados con mucho éxito por cabeceras de referencia como The New York Times, es una avalancha de información. Les diré que “El pulso”, una sucesión de mini reportajes, crónicas, perfiles o columnas de opinión, me parece una idea feliz a la manera de “The Talk of the Town”, la venerable sección de The New Yorker.

Por otro lado, los reportajes del cuerpo principal de la revista aparecen ahora con una flexibilidad de diseño y una contundencia tipográfica que se agradecen. La revista está gráficamente más viva, y viste a sus temas con espectáculo. Y la parte de Estilo, más dada al color, no desentona con el resto.

Hay cosas que no termino de ver porque soy así de puntilloso. Son frecuentes los textos largos a cuerpos de letra incomprensiblemente pequeños: los diseñadores somos unos cachondos, y nos encantan los textos chiquitines porque le dan un color a la página mucho más molón. Luego que los lectores los lean nos queda un poco lejos. Por otro lado, los elementos de navegación son tan discretos que uno no termina de entender cuándo salta de un tema a otro. “El Pulso” (soy fan) es una idea de sección inédita en nuestro panorama revistil y me da la sensación de que muchos lectores la confundirán con otras cartas al director, pero en versión XXL. Quizá una explicación en la cabecera no hubiera estado mal.

Pero eso son minucias. Lo cierto es que el nuevo suplemento de El País está mucho mejor de lo que estaba. Es más informativo, más moderno y más vivo. En resumen: que está mejor. Que está bien.

*****

germade

El señor Germade, don Óscar, ha tenido a bien responder a unas preguntas para Quintatinta. [La foto la he, ejem, robado de su Facebook y es de Beatriz Montañana.]

¿Cuál era el punto de partida gráfico? ¿Con qué briefing os plantearon el proyecto?
El proyecto comenzó con la intención de recuperar, de alguna manera, valores periodísticos que, en esta época especialmente, diferencian y dan valor a El País Semanal. La manera de enfocar este briefing fue poner de relieve esas firmas, esos contenidos, a través de la maqueta, y reflejarlo en el elemento más básico, primario y directo de la revista: su cabecera.

¿Con qué referencias habéis trabajado? ¿Cuáles son las revistas que más han influido en el rediseño?
Trabajamos con varias referencias. Sin embargo, el peso del rediseño viene marcado por el contenido. Es bien cierto que una revista como El País Semanal debe mirar a la misma altura que las grandes cabeceras mundiales. Es inevitable referirse a Time, el antiguo The Sunday Times Magazine, The New York Times Magazine, New Yorker, The Guardian, etc. La manera en que articulan los contenidos y dotan de ritmo a las páginas es extraordinaria. De todas maneras, cada publicación tiene un ritmo y una estructura, y se procuró dar a entender las tres partes de la revista de manera muy clara. La primera con mucho ritmo muy editorial, de firmas, relatos cortos, etc. La segunda de grandes y espectaculares reportajes, periodismo en estado puro, y una tercera troceada, más ágil y colorista, para conseguir una bajada más natural hacia el final.

¿Qué tipogafías habéis usado?
Utilizar Clarendon para la cabecera nos dio la idea de que extenderla en pequeñas cápsulas a la navegación, podría ayudar a dar mayor identidad, y hacer más reconocible todavía la identidad de El País Semanal. Para el interior se optó por dos tipografías de nuevo cuño, pero inspiración tradicional. Para los textos se utiliza Tiempos, una tipografía que revive el carácter económico de Times, pero le añade cierto aire afrancesado de Plantin. Esta fuente nos permite no perder cantidad de texto, ni tamaño de letra en textos principales, pero si ahorrar entre un 4 y un 6% de espacio en cada página, creando más blancos y más tensión. Tiempos se completa con una versión de titulación que permite impactar en titulares de tamaños medios.

El contrapeso viene con Founders Grotesk, una tipografía que respira a grotesca de principio de siglo. Incorpora una espectacular versión condensada y una variedad de pesos que nos garantizan riqueza en la titulación y apoyos. El reto estaba en utilizar estas tipografías de manera lo más contemporánea posible. Se trataba de evitar la nostalgia y componer el proyecto con una mirada actual.

Por lo que sé del trabajo de Solo, no estáis especializados en el diseño editorial. ¿Notas alguna diferencia en cómo enfrentáis los proyectos editoriales de otro tipo de proyecto (logos, packaging…)? 
Lo cierto es que tenemos una trayectoria muy amplia en diseño editorial por nuestros trabajos anteriores, si bien es cierto no habíamos tenido oportunidad, en nuestros casi tres años como estudio, de enfrentarnos a muchos proyectos editoriales. La experiencia de bastantes años en otros estudios sí que nos daba la seguridad de poder afrontar con garantías el proyecto. No obstante, el diseño editorial es fascinante. Entre otras razones, porque aúna gran parte de las disciplinas del diseño gráfico. Trasciende lo puramente editorial, y necesita de identidad —una cabecera es un logotipo—, que tenga continuidad —con la navegación, con una línea de portadas, etc—. Intentamos que todos los proyectos editoriales en los que participamos, además de resolver el briefing planteado, aporten mucho más valor en estos campos, el de la identidad, el del objeto (cuando tenemos posibilidad de aportar materiales o técnicas de impresión), etc.

[Las páginas del nuevo suplemento, en el Behance de Solo.]

Aquí van algunos detalles del diseño que me han llamado la atención.

 

 

comentarios (10)

  1. 22 octubre 2013 a las 11:57 | PERMALINK

    A mí la nueva revista me gusta, pero me da la impresión de que se sacrifica la fotografía, que debería ser un eje central de este tipo de productos. Es un resideño elegante, pero tirando a elitista que no sé si funcionará teniendo en cuenta que la revista va dirigida a un público masivo.

  2. 22 octubre 2013 a las 12:26 | PERMALINK

    Estaba esperando este articulo sobre una revista que llevo leyendo desde que tenia 10 años, y que por razones geograficas, me era imposible ver el rediseño. Gracias!

    Por cierto, muy mal que en la version online de El País, donde hay dos noticias diferentes para el rediseño del semanal, solo venga una triste foto de la portada

  3. 22 octubre 2013 a las 19:12 | PERMALINK

    A mí me ha gustado. Se aparta del dominical-folleto para volver a enfocarse en temas sociales.
    Parece que las portadas serán la “Metrópoli” de Prisa. Pero ¿por qué la fecha y numeración aparecen “por ahí”, en vertical…? ¿No se podría haber integrado en la cabecera?

    Lo que ya me ha comentado bastante gente es el tema de la pequeñez de la tipografía en bastantes sitios. (la bio de Lula en pág. 42, la pág. 102, o la sección “360 Grados”, que pone más que nunca a prueba nuestra vista).

  4. 22 octubre 2013 a las 19:18 | PERMALINK

    Tiene buena pinta. Me parece que se han concentrado mucho en los detalles, mucho mimo. Tiene pinta de ser un diseño costoso de mantener, ojalá lo hagan.
    Me ha decepcionado la portada. La apuesta es fuerte, como debe ser en un número de relanzamiento, pero la gráfica no me da la impresión de estar a la altura.
    Stay tuned!

  5. 22 octubre 2013 a las 20:42 | PERMALINK

    Es un diseño más duro, muy acorde con los tiempos que vienen. Es un cambio inteligente.

    *Les invito a leer mi último post sobre Albert Rivera y su Movimiento Ciudadano: http://yestheycan.blogspot.com/2013/10/albert-rivera-ingravido.html

  6. 22 octubre 2013 a las 21:23 | PERMALINK

    ¿Y el tamaño de algunos textos? Por favor, es pequeñísimo! A penas se pueden leer de lo pequeños que son.

    Es verda que siempre queda más elegante y compacto los textos compuestos en tamaño pequeño, pero, se han pasaso.

    ¡Pena que la revista no venga con una lupa incorporada!

  7. 23 octubre 2013 a las 12:39 | PERMALINK

    Me recuerda mucho a Metrópoli, copia total hasta en los colores

  8. 25 octubre 2013 a las 12:42 | PERMALINK

    Los márgenes en varias secciones son algo rácanos. Los blancos o aire están forzados, la tipografía no enamora, el aspecto general es de revistas semanales de hace 20 o 40 años. Un dominical debe ser un contrapunto al diario, no una mera extensión. Vamos, que se podía haber quedado como estaba.
    Los cuerpos usados, son pequeños y obviamente más ifíciles de leer, especalmente por los habituales de esta publicación, no precisamente adolescentes.

  9. 27 octubre 2013 a las 18:45 | PERMALINK

    Es una lástima que la ortotipografía no esté tan cuidada. En la primera foto, por ejemplo, se ve que no separan los diálogos con rayas (—), sino con signos de menos (−).

  10. 4 noviembre 2013 a las 23:37 | PERMALINK

    Me encanta. Tiene personalidad. Transmite. He leído los comentarios de los lectores anteriores. Tienen razón en sus críticas (errores ortotipográficos, mala gestión de blancos, etc.), pero, aun así, el diseño sale ganando.

The New Yorker se rediseña alrededor de una nueva/vieja tipografía

18 de septiembre de 2013

GUARDADO EN Rediseños, Revistas, Tipografía

THENEWYORKERnuevo002b

The New Yorker ha sido durante muchos años una realidad inmutable en el diseño gráfico. Sus páginas han permanecido prácticamente iguales a sí mismas durante décadas, fieles a los titulares compuestos en la tipografía diseñada por su primera director de arte, Rea Irvin, en 1925.

Así, la parte gráfica de la revista tiene un estatus casi mítico no sólo por la excelencia de sus ilustraciones; también por la tozudez con que ha mantenido su identidad gráfica a lo largo del tiempo y el espacio.

Como quien no quiere la cosa, su director creativo, Wyatt Mitchell, lleva unos meses añadiendo con discreción pequeños retoques tipográficos. Sobre todo, ha introducido la tipografía Neutraface en el ecosistema de identidad de la marca. Los retoques se han convertido en rediseño a partir de esta semana: nuevo sumario y nueva sección “Goings on About Town”, la agenda cultural.

Un video realizado para presentar la magna ocasión:

Neutraface pasa a ser una tipografía de titulares, hay una nueva estructura de columnas, unas escuadras que enmarcan las páginas, nuevos iconos… Pero, por encima de todo, el nuevo diseño estrena una nueva versión retocada de la icónica tipografía Irvin, con toda su carga simbólica y modernista.

¿El resultado? Sofisticado, efectivo, elegante 100%. Necesario. Menos newyorker, pero todavía muy newyorker. Aunque no puedo evitar pensar con tristeza que ahora se parece un poco más al resto de las revistas.

THENEWYORKERnuevo001 THENEWYORKERnuevo003 THENEWYORKERnuevo004 THENEWYORKERnuevo006 THENEWYORKERnuevo007 THENEWYORKERnuevo008

 

Y así eran las secciones hasta esta semana. Me hace gracia el detalle de que Eustace Tilley, el personaje/símbolo de la publicación, haya decidido mirar a su derecha con el cambio de diseño del sumario.

THENEWYORKERviejo001 THENEWYORKERviejo002 THENEWYORKERviejo003

[Más, en Guizmodo: “How The Newyorker redesigned for the first time in 13 years”.]

 

 

S Moda, una tipografía nueva y un retoque de diseño (en 11 láminas ilustradas)

17 de septiembre de 2013

GUARDADO EN Rediseños, Revistas, S Moda, Tipografía

Ya es tradición en la-revista-que-me-da-de-comer agitar un poco el diseño de las páginas cuando empieza la nueva temporada. El retoque se estrenó el pasado sábado con un Extra Moda de portada singular.

La principal novedad de otoño es la incorporación de Coliseum al conjunto de tipografías principales de S Moda.

Una tipo más es siempre un riesgo. Cuando preparábamos el primer número de la revista, la idea era restringir la paleta de letras a tres familias: texto, titulares y palo seco. Algo disciplinado, pero versátil. Dos años después, la cosa ha derivado un poco. Trabajamos con cinco letras principales, y un montón de extras que entran en escena y desaparecen según la ocasión. Es decir: empezamos con “Apartamento para Tres” y hemos acabado con un casting tipográfico comparable al de “Juego de Tronos”.

Supongo que resulta menos ortodoxo, pero más divertido. En cualquier caso, Pradell sigue siendo la tipo de texto y PF Encore y PF Regal las familias principales de la revista.

El papel pensado para Coliseum: revolucionar los titulares secundarios de la revista y darles un toque más contundente, más informativo. No es una familia con demasiado pedigrí, pero me gustó su fuerza. Tenía ganas de probar una letra que no sonara a ya visto en revistas femeninas. Cierto es que ya hay quien me ha dicho que le recuerda un poco a “El Padrino”…

Por lo demás, hemos cambiado las cabeceras y algunas páginas fijas. Como tema recurrente en el diseño aparece la estupenda S que bautiza la revista. Una forma de hacer marca. Aunque construir las cabeceras  alrededor de media ese cortada por la sangre ha tenido relativo éxito. A mí me chifla como queda, pero ya me han venido varias veces a darme el pésame con un “en la imprenta te han guillotinado el la ese, qué faena”.

En fin: ¿qué les parece?

laminasSModa1 laminasSModa2 laminasSModa3 laminasSModa4 laminasSModa5 laminasSModa6 laminasSModa7 laminasSModa8 laminasSModa9 laminasSModa10 laminasSModa11

 

 

comentarios (5)

  1. 17 septiembre 2013 a las 12:12 | PERMALINK

    S Moda = tipográficamente exquisita

  2. 17 septiembre 2013 a las 18:57 | PERMALINK

    y qué tipo es la que pone “Actualidad en Estilo” en la fig. 6b??
    …me encanta!

  3. 19 septiembre 2013 a las 13:06 | PERMALINK

    Me parecen cambios a mejor aunque la cabecera de sección en una caja me resulta un poco… esquela?. Pero en general todos a mejor y gracias por compartirlos, así uno va viendo los nuevos caminos del diseño editorial. “Quinta tinta, imprescindible en mi barra de favoritos”.

  4. 19 septiembre 2013 a las 13:31 | PERMALINK

    Las cabeceras están diseñadas en PF Regal (las que tienen remate y van debajo de la S) y en PF Encore (el resto). Y sí, un poco esquela sí han quedado… :)

  5. 25 noviembre 2013 a las 14:26 | PERMALINK

    Coliseum es Julio Verne total, ¿no?

 

Wallpaper* o de que lo viejo es el nuevo nuevo.

16 de septiembre de 2013

GUARDADO EN Rediseños, Revistas, Tipografía

WALLPAPER001

Tenía pendiente este rediseño desde hace semanas. Qué rabia me da que se me queden los jpgs en el tintero…

La noticia: directora creativa de Wallpaper*, Sarah Douglas, ha pilotado un nuevo diseño lanzado en el número de septiembre. Wallpaper* es una revista de tendencias de esas que salen al quiosco acostumbradas a marcar pautas y crear modas. La principal novedad: la contundente tipografía “a la suiza” Graphik pasa a la papelera, sustituida por las nuevas Portrait y Darby. La primera, todo picos, está inspirada en “diseños del renacimiento francés”. La segunda es una humanista inspirada “en los tipos ingleses del siglo XVIII”. Ambas, diseñadas por Commercial Type.

La moraleja: les avanzo que las tipografías “a la antigua” se están imponiendo allá por donde miro. También que las serifas mandan. Que, después de años de ostracismo, la letra Optima de Herman Zapf se va a poner de moda en los próximos meses–Darby se da un aire a ella–. Y que, tipográficamente, Wallpaper* se ha apuntado a que lo viejo es lo nuevo nuevo.

 

El nuevo logo de Vanity Fair (y los otros dos anteriores, unas cuantas portadas de hace un siglo y otra más en la que sale Woody Allen)

4 de septiembre de 2013

GUARDADO EN Rediseños, Revistas

VANITYFAIR2013octubre

La revista Vanity Fair celebra su primer centenario con un cambio de logotipo y un número especial. Graydon Carter, el director, escribe sobre ello en esta carta. La publicación nació en 1913, hizo un mutis en 1936 y renació de sus cenizas en 1983 para convertirse, hoy, en una de las revistas más importantes del mundo. Es una mezcla de cultura, política, humor, moda y espectáculo como ninguna otra.

La nueva cabecera está construida en la nueva versión de la Didot diseñada por Christian Schwartz y Paul Barnes. Los remates le dan un aire retro y elegante. Aunque a mí la angulosa cabecera anterior me parecía muy de Hollywood, el espectáculo y las variedades…

VANITYFAIR2008octubre

 

Este es el logo con el que se relanzó la revista en 1983 (y, lo confieso, no sé en que año desapareció).

David Hockney's feet off a dock looking out to lake

 

Y en estas portadas se ve la variedad de logos de su primera etapa…

VANITYFAIR1914junio VANITYFAIR1934septiembre VANITYFAIR1934abriol VANITYFAIR1933octubre VANITYFAIR1919enero VANITYFAIR1916enero

 

No me puedo resistir a un extra más: esta portada de 1983, con Woody Allen disfrazado de Groucho Marx me ha llegado al alma.

VANITYFAIR1983diciembre

 

 

El rediseño de Wired US, seis cabeceras rebuscadas y una tipografía tan elegante

24 de junio de 2013

GUARDADO EN Rediseños, Revistas

Wired cumplió 20 años hace un par de meses, lo que viene siendo toda una edad para una revista que tiene como objetivo estar a la vanguardia de las cosas. Justo después, la edición americana lanzó un nuevo diseño en su número de julio. Como suele ser habitual en este blog, llego con un poco de retraso a la noticia –Wired tarda en aterrizar en los quioscos madrileños–, que ya ha sido bien glosada aquí. Pero, oiga, más vale tarde.

La trastienda es curiosa: Scott Dadich, el nuevo director, fue hasta 2010 años diseñador máximo de la revista y la llevó a su mejor nivel gráfico. La nueva directora creativa, Cláudia de Almeida, se enfrenta a un reto interesante: renovar la publicación y buscar su espacio a la sombra de aquel, que pasa por ser uno de los mejores diseñadores de revistas del momento. A este respecto, Gym Class Magazine se han lucido con una interesante entrevista a ambos.

El rediseño reordena la revista, reduce el logo de portada y sustituye colores y paleta tipográfica. Lo más remarcable: seis cabeceras como seis soles para abrir las secciones InfoPorn, Alfa, Ultra, Q:, Gadget Lab y Ask. Cada sección es un mundo en sí misma –editorial y gráficamente hablando–, y tienen tanta personalidad que acaban por eclipsar un poco a los grandes reportajes de la parte final. La cabecera de Q:, por ejemplo, es todo un alarde de detalle y de imposibilidad física.

WIRED2013junio_009

Lo que más me ha chocado de la nueva fórmula gráfica es la utilización de Ambroise, de J. F. Porchez, como tipografía principal para la revista. Es una didona extravagante, con una letra K llena de fiesta y personalidad, y que parece gritar “miradme a mí mayormente”.

WIRED2013junio_021

El caso es que me imaginaba una tipografía así en una revista de moda, porque su elegancia tiene un acomodo más natural en el mundo del glamour. Y, sin embargo, acaba encajando fenomenal en el marco tecnológico y avanzado de Wired.

Salvedad: gran parte de los titulares están compuestos de una mezcla de Ambroise y Tungsten. Y estas dos tipografías tienen entre sí una química tirando a nula. Como diría mi madre, es como ponerle “a un santo cien pistolas”.

WIRED2013junio_006

En fin: el diseño de Wired siempre es complejo, lleno de recursos gráficos. El menú tipográfico tiene bastante despliegue: Brandon Grotesque, Apex Rounded, Anchor, Oxide Solid

Unas páginas:

 

 

comentarios (1)

  1. 25 junio 2013 a las 9:32 | PERMALINK

    Muy buen artículo.
    Gracias por la información.
    A ver como les sale estos cambios que has mencionado.
    Un saludo.

Bloomberg Businessweek y un pequeño rediseño

10 de junio de 2013

GUARDADO EN Rediseños, Revistas

Desde su relanzamiento hace un par de años de la mano de Richard Turley (director creativo) y Josh Tyrangiel (director), Bloomberg Businessweek ha campeado por los quioscos del mundo con sus portadas asombrosas y su sentido del humor, y dejando que el depurado diseño con que se inició la nueva fórmula editorial se fuera endureciendo y despeinando cada vez más.

Sus páginas han hecho de la espontaneidad una bandera, y han apostado por el desparpajo y la aparente despreocupación a la hora de pulir los detalles del diseño. Es decir: un amor por la imperfección muy parecido al de las presentaciones chapuceras hechas con PowerPoint a las que son adictos los ejecutivos agresivos que se supone son su público objetivo.

Un diseño de revista bastante duro, que mitiga su aspereza con humor y que tiene puntas de deliberado mal gusto. Esta portada es un buen ejemplo…

BUSINESSWEEK2013junio1a

Vidas paralelas: hace unos meses, el diseñador Hedi Slimane presentó para la casa fundada por Yves Saint Laurent una colección inspirada en el estilo grunge de los años noventa, y el mundo de la moda se agitó entre la estupefacción y el desdén. Jerseys dados de sí, pantalones rotos, camisas de cuadros y todo el desaliño rockero con el que Nirvana conquistó el mundo, pero reproducidos con las mejores telas y con la puntada perfecta que una gabardina que luego será vendida por 6.000 euros se merece.

Es decir: Businessweek y Saint Laurent falsifican la imperfección a base de materiales de primera calidad. Y el resultado funciona. A ver si viene un sociólogo y me explica por qué vivimos unos tiempos de culto a lo aparentemente mal hecho.

Todo este rollo viene a cuento porque BBW presentó la semana pasada un retoque de su diseño que quita ornamentos y endurece (más) el aspecto de sus páginas. Menos color, por ejemplo. Más palo seco y menos remate en las tipografías… Unos antes/después:

BBW2013junio016BBW2013junio001

BBW2013junio018BBW2013junio008

BBW2013junio019BBW2013junio006

BBW2013junio017BBW2013junio005

Lo más importante: nuevo aspecto para su sección final, ETC, que gana fuerza a base de titulares de letras estrechas y anchas. La tipografía elegida es Druk, de Commercial Type, que combina con Público y Neue Haas Grotesk.

Unas imágenes de cómo ha quedado la revista. Lo que más me gusta: las tramas de los mapas. Soy así de caprichoso.

BBW2013junio022 BBW2013junio015 BBW2013junio009 BBW2013junio007 BBW2013junio004 BBW2013junio003 BBW2013junio002BBW2013junio010BBW2013junio014BBW2013junio012BBW2013junio011

 

T Style y el adiós a la letra gótica

19 de febrero de 2013

GUARDADO EN Rediseños, Revistas

Una de las sorpresas diseñísticas de la semana pasada fue el rediseño de T, la revista de estilo de The New York Times. Nueva directora, y nuevo director creativo –ambos llegados desde la revista rival WSJ.– y una nueva fórmula editorial cuyo movimiento más espectacular ha sido el cambio de logotipo. Adiós a la “T” gótica que ha identificado la marca desde su nacimiento en 2004, hola a una “T” de palo seco medio con bisel y relieve, no sé si más moderna o todavía más retro.

La influencia de T en el diseño de revistas de los últimos años no es desdeñable. Con un presupuesto lleno de alegría, se ha podido permitir comisionar tipografías de encargo que se han ido expandiendo por el mundo, y ha tenido mucho que ver con el retorno de las tipografías góticas al mundo editorial.

En fin: todo cambia, y al diseño levemente informal de los últimos años –construido alrededor de la tipografía Pialat– le sucede una nueva maqueta que resulta clásica, elegante, un poco fría.

Patrick Li, el director creativo, contaba en esta entrevista que el cambio de logotipo busca diferenciar la revista dentro del ecosistema de publicaciones de The New York Times: la T gótica ha acabado siendo una imagen de marca global para todos sus productos.

La base del diseño es la fantástica tipografía Schnyder, diseñada –ex professo, claro– por Christian Schwartz. La letra de lectura pasa a ser Imperial, que es la tipo de texto en el cuerpo central del periódico. Los titulares secundarios se componen en una versión condensada de Graphik.

El resultado gráfico tiene un toque, ya digo, elegante pero frío.

Lleno de espacios blancos y con un coherente esquema de titulares-entre-filetes que se repite a lo largo de todas las páginas, la transgresión en el diseño se reduce a situar algunos de los titulares principales a sangre, cercenando un poco las letras. En conjunto, las páginas tienen un equilibrio admirable, pero el resultado me parece algo distante. Echo de menos algo más de frescura. ¡Todo resulta demasiado perfecto!

Aquí van unas páginas, capturadas de la versión en Issuu que, amigos, todos ustedes pueden hojear aquí.

 

comentarios (5)

  1. 19 febrero 2013 a las 19:32 | PERMALINK

    ostia… creo que me quedo con la T gótica. el resto, como dices, es demasiado perfecto; tanto, que juraría que ya lo he visto

  2. 12 abril 2014 a las 8:18 | PERMALINK

    Good post. I learn something new and challenging on blogs I stumbleupon everyday.
    It’s always useful to read content from other writers and
    practice something from other sites.

  3. I’ve been exploring for a bit for any high quality articles or blog posts on this kind of
    area . Exploring in Yahoo I eventually stumbled upon this web site.
    Reading this info So i am glad to show that I have an incredibly just right uncanny feeling I
    discovered just what I needed. I such a lot without a doubt will make sure to do not
    fail to remember this website and provides it a look on a relentless basis.

  4. This post provides clear idea designed for the new visitors of
    blogging, that in fact how to do blogging.

  5. 18 junio 2014 a las 9:49 | PERMALINK

    What’s up, yup this piece of writing is in fact fastidious and I have learned lot of things from it about blogging.
    thanks.