Skip to Content

CATEGORÍAS

Periódicos

El País se rediseña, recupera
las entradillas y se marca
un “regreso al futuro”

11 de mayo de 2015

GUARDADO EN Periódicos, Rediseños

ELPAIS2015mayo11_001

Lo que más me ha llamado la atención del nuevo diseño de El País es justamente lo que tiene de vuelta al pasado pre-rediseño-de-2007: las entradillas en negrita, la desaparición del friso en primera, el desorden orden de las secciones (¿Economía vuelve a estar detrás de Deportes?), la sección de opinión a tres páginas (con trampa: hay una nueva página inicial para abrir boca, un poco a la manera de El Mundo)…

Las entradillas venían a ser, junto con la Times New Roman, una de las principales características gráficas del diario desde su nacimiento en 1976. No sé hasta qué punto tiene sentido recuperarlas en un medio que dice ser “digital first” (y que, por eso mismo, desdeña un poco el papel). Me aventuro: diferencian bien las noticias del resto de los géneros periodísticos (obvio), dotan al diario de una identidad única y, en fin, sacian una evidente nostalgia de tiempos pretéritos.

En realidad, el nuevo El País es un viejo El País con retoques. No se buscaba la revolución, evidentemente. Sí se dan cambios de calado: la mencionada segunda página de opinión, la reorganización del ritmo de las secciones, el nuevo diseño de los suplementos o la desaparición de Domingo en beneficio de Ideas (que es un nombre más razonable para una sección en la web).

Detalles diseñiles: hay más colores en las secciones, nuevas columnas de opinión, cabeceras un poco más grandes… Majerit y Benton Sans pasan a ser las dos únicas tipografías generales, con algún detalle en Clarendon. Les diré que no soy demasiado partidario de Benton, y menos en los titulares de Deportes: le falta “gravitas”, esa cualidad pedante que espero en un diario de referencia. Y no deja de sorprenderme la poca presencia de Clarendon, que podría jugar en El País el papel que ejerce Stymie en The New York Times (una tipografía con tremenda personalidad vinculada a la imagen de marca).

En cualquier caso, aceptando como buenos todo lo que ha cambiado en el diario (que ya es mucho aceptar), lamento constatar que el diseño de El País resulta antiguo, desprovisto de matices gráficos y, en definitiva, plano. Si cae en sus manos un ejemplar de The New York Times The Guardian (que son dos referencias obvias), o quizá de The Times o Politiken, comprobarán ustedes el cuidado extremo y la elegancia con que esos diarios diseñan cada detalle mínimo en sus páginas. Es ese nivel de perfección al que debería aspirar El País… pero no se acerca: blancos sin jerarquía, titulares microscópicos o desproporcionados, puestas en página carentes de toda sofisticación. Y no tengo claro hasta qué punto es un problema de prioridades (desde hace años, El País ha prestado una atención mínima a su aspecto, todo hay que decirlo), de presupuesto, de falta de tiempo o de criterio.

[Y Mr. Javier Errea tiene también una opinión sobre el rediseño: “Yo llamaría a esta puesta a punto de El País ‘rediseño paradójico’ o ‘al retrovisor’: una marcha atrás visual”.]

ELPAIS2015mayo11_002 ELPAIS2015mayo11_003 ELPAIS2015mayo11_004 ELPAIS2015mayo11_005 ELPAIS2015mayo11_006

 

El nuevo Tentaciones
y la alegría de lo “trash”

4 de mayo de 2015

GUARDADO EN Periódicos, Revistas

TENTACIONES2015mayo001

Hubo un tiempo mítico, niños y niñas, en el que un suplemento (de papel, y de papel prensa) era lo más rompedor y moderniki que los universitarios españoles se podían llevar a  casa. El suplemento se llamaba El País de las Tentaciones y nació en 1993. Su éxito loco como primera gran iniciativa de la prensa española destinada a un público juvenil no pudo eternizarse, pero dejó un algo así como “añoranza de aquellos tiempos mejores”.

De esa nostalgia bebe un poco el nuevo Tentaciones, lanzado la semana pasada por El País como suplemento mensual de tendencias.

Como ocurre con todo lo que ha pasado al universo de la nostalgia, es probable que el recuerdo que tenemos de El País de las Tentaciones mejore muchísimo lo que El País de las Tentaciones era en realidad. Y es a ese recuerdo intachable de una revista transgresora, divertida y sorprendente al que hace referencia la nueva revista resucitada. La verdad, y por lo menos en cuanto al diseño de sus páginas, el nuevo Tentaciones está a la altura.

Hay, como saben, una fiebre de revistas independientes azotando el mundo editorial. Pequeñas publicaciones que suplen con imaginación y descaro su falta de medios. Se está teorizando últimamente sobre que el joven adicto al píxel empieza a ver el papel como algo moderno y duradero (quién nos lo iba a decir hace un par de años), y supongo que algo de eso hay.

Una de las corrientes de diseño de esas revistas alternativas pasa por el “new ugly”, un aspecto falsamente a medio terminar y fanzinero que acumula en sus páginas referencias gráficas por doquier en una carrera por el “recorta y pega” muy de estos tiempos de memes, re-gram y Pinterest. No es algo sólo de las revistas independientes: gran parte del éxito de las portadas de Bloomberg Businessweek, el gran bombazo de diseño editorial de los últimos años, reside en su habilidad para reciclar ideas del pasado y presentarlas de nuevo, con sentido de la oportunidad.

Temino el rollo: el nuevo Tentaciones es el primer suplemento del que tengo noticia que, ajeno al acabado pulido y frío acostumbrado, apuesta por la estética de las revistas independientes. Su aspecto tiene algo de apuntes fotocopiados, de carpeta llena de recortes, de acumulación espontánea e irreflexiva: una alegría trash gráficamente contagiosa. Y, qué quieren, a mí me ha gustado.

Los créditos: me dicen que el origen gráfico de proyecto está en Setanta, glorioso estudio de diseño, y que el acabado está en manos de Adrián González-Cohen (director creativo) y Laura Abad, directora de arte.

He robado tomado unas páginas de Kiosko y Más. Para su regusto y contentamiento.

TENTACIONES2015mayo003

TENTACIONES2015mayo005 TENTACIONES2015mayo004 TENTACIONES2015mayo006 TENTACIONES2015mayo007 TENTACIONES2015mayo008 TENTACIONES2015mayo009 TENTACIONES2015mayo010

 

comentarios (3)

  1. 17 junio 2015 a las 20:58 | PERMALINK

    Tengo la colección prácticamente completa del antiguo y original El País de las Tentaciones. Quinientos y pico números. Faltan algunos sueltos, muy pocos. Ideal coleccionista. ¿Alguien interesado?

  2. 2 diciembre 2015 a las 8:51 | PERMALINK

    Pues que quieres que te diga, el trabajo que hace con la tipografía es manifiestamente mejorable, parece hecho por aprendices, deja mucho, muchísimo que desea en cuanto a diseño. Imagino que es cuestión de presupuesto, pero algunos detalles, como la elección tipográfica o el interlineado, no son cuestiones de presupuesto.
    Y qué decir de la edición gráfica y del texto… Una pena

  3. 2 diciembre 2015 a las 8:52 | PERMALINK

    Pues que quieres que te diga, el trabajo que hace con la tipografía es manifiestamente mejorable, parece hecho por aprendices, deja mucho, muchísimo que desear en cuanto a diseño. Imagino que es cuestión de presupuesto, pero algunos detalles, como la elección tipográfica o el interlineado, no son cuestiones de presupuesto.
    Y qué decir de la edición gráfica y del texto… Una pena

 

The Guardian, Politiken, Dagens Nyheter, De Morgen y Facebook, los periódicos mejor diseñados del mundo

16 de abril de 2015

GUARDADO EN Periódicos

La noticia sería esta: cuatro periódicos europeos han sido elegidos como los diarios en papel mejor diseñados del mundo por la Society of Newspaper Design. La otra parte de la noticia diría así: Facebook ha sido elegido el diario digital mejor diseñado del mundo por la misma SND.

Sobre lo primero, nada que objetar. The Guardian (Reino Unido), Politiken (Dinamarca), De Morgen (Bélgica) y Dagens Nyheter (Suecia) tienen un diseño irreprochable. Apuestan por un término medio entre el diseño tradicional y el más arrevistado: el texto domina sus páginas, pero no tienen ningún problema a la hora de saltarse las columnas y apostar por ideas sorprendentes, espectaculares. Lo lógico.

Por supuesto que hay muchos más periódicos muy, muy bien diseñados en el mundo; premiar es elegir, y siempre se quedan fuera cabeceras que hubieran merecido reconocimiento 100%. A mí siempre me impactan, por ejemplo, la perfección entre retro y transgresora de The New York Times, las ideas de i-informaçao, la elegancia de Público o la falta de complejos de El Mundo. En fin: otro año será.

En cuanto a la segunda parte de la noticia… Bueno, que la sociedad que se dedica a buscar la excelencia en el diseño de periódicos haya premiado a Facebook, no sé… El típico toque de atención en plan “innovad, amigos de la prensa, tanto como innovan las redes sociales”. Resulta a medias provocador, a medias frustrante. Pero ellos sabrán.

Unas portadas recientes de los cuatro ganadores (en papel).

DEN_POL UK_TG BEL_DM SWE_DN

 

El atentado contra Charlie Hebdo
en 21 primeras páginas

8 de enero de 2015

GUARDADO EN Periódicos, Portadas

Una de las cosas grandes y tristes del periodismo es que brilla con más luz cuanto peor es el acontecimiento del que da noticia. Así, el atentado contra Charlie Hebdo (y, por extensión, contra los valores de libertad de expresión que se supone definen la cultura europea) ha dado para muchas portadas de nivel. No voy a analizar causas o consecuencias. Sólo recopilo lo más espectacular, sentido, efectivo diseñográficamente hablando.

Mis preferidas: el diseño impecable de Ara, la brutalidad de The Independent, la pureza blanca de Politiken y la delicadeza de la foto de Aftenposten. 

ARA2015enero8
THEINDEPENDENT2015enero8
AFTENPOSTEN2015enero8
GAZETVONANTWERPEN2015enero8
THEGUARDIAN2015enero8
THESUN2015enero8
PUBLICO2015enero8
POLITIKEN2015enero8
PERU212015enero8
NATIONALPOST2015enero8
LIBERATION2015enero8
LEQUIPE2015enero8
LARAZON2015enero8
LADERNIEREHEURE2015enero8
INFORMAÇAO2015enero8
DEMORGEN2015enero8
BILD2015enero8
BERLINGSKE2015enero8
BERLINER-KURIER2015enero8
AFTONBLADET2015enero8

[Algunas imágenes las he tomado de Kiosko.net y de Newseum. Otras, de las webs de los diarios, de Facebook o, en fin, de la internete en general. Dicho queda.]

 

 

comentarios (2)

  1. 8 enero 2015 a las 20:10 | PERMALINK

    Te aporto la tapa de Pàgina 12, aqui en Argentina. Muy sentida…

    http://kiosko.net/ar/np/ar_pagina12.html

  2. 8 enero 2015 a las 20:51 | PERMALINK

    Es una magnífica tapa.

Ara, una portada por cumplir cuatro años

2 de diciembre de 2014

GUARDADO EN Periódicos, Portadas

El diario palindrómico y catalán Ara cumplió cuatro años hace unos días. Tal como están las cosas, que un periódico nacido en el siglo XXI haya llegado a semejante edad es meritorio, casi un milagro. También es muy para alegrarse la apuesta decidida de este diario por el buen diseño, sin caer en eso de que cuando la crisis entra por la puerta, la estética de la información salta por la ventana.

En fin: para conmemorar la augusta efeméride, una portada/catálogo de algunas de sus primeras más memorables. ¡Felicitats!

ARA2014noviembre28

 

Ara, El Mundo y niños que hacen garabatos en las hojas de los periódicos

24 de noviembre de 2014

GUARDADO EN Ilustraciones, Periódicos

Hay periódicos que se trabajan ocasionales sorpresas gráficas que rompen con la rutina de diseño asociada a la actualidad y la maquetación de un diario. El francés Libération, por ejemplo, ha mantenido durante mucho tiempo su especial anual salpicado con dibujos para celebrar el Festival de Cómic de Angulema. Y entre sus ejemplares históricos está aquel de 1983 en el que se informaba de la muerte de Hergé: todas las noticias estaban ilustradas con viñetas de Tintín.

Ara, desde Barcelona, ha seguido su estela: hace unos años, por ejemplo, se marcó un ejemplar en el que todas las páginas contaban con una obra del pintor Miquel Barceló.

Y El Mundo… Cuando nació, en 1989, tenía páginas abonadas al espectáculo en las que diseño y contenido se integraban. Como ya voy para mayor, recuerdo todo un periódico salpicado de cuervos (muchos, por todas las páginas, amenazadores) para enmarcar un especial sobre Alfred Hitchcock. Otro, de 1991, con una infografía de 8,95 metros que reproducía a tamaño real el salto de Mike Powell que había pulverizado el longevo récord de Bob Beamon.

Aquel entusiasmo gráfico fue disminuyendo con los años, pero ha sido recuperado por el nuevo equipo de diseño dirigido por Rodrigo Sánchez, cuyo estilo está marcado (muy marcado) por un constante y celebrado afán de sorprender a los lectores.

Dicho lo cual, la noticia de este post: para celebrar el Día Universal del Niño, Ara y El Mundo llenaron sus diarios del 20 de noviembre con decenas de dibujos y rótulos creados por manos infantiles. El Mundo optó por modificar las cabeceras para la ocasión. Ara, por ilustrar las noticias “a mano alzada”.

Soy muy partidario de sorprender al lector. De diferenciarse. De que diseño y actualidad monten pequeñas fiestas.

[En el blog Encajabaja, un poco de trastienda sobre las páginas de El Mundo.]

 

En la redacción #5: El Diario Montañés

29 de octubre de 2014

GUARDADO EN En la redacción, Periódicos

REDACCION DE EL DIARIO MONTA—…S © ANDRES FERNANDEZ

El Diario Montañés es el decano de la prensa de Cantabria. Pertenece a Vocento, grupo editorial originado alrededor de El Correo, de Bilbao, y que ahora mismo posee 13 cabeceras entre las que se encuentra Abc. Una potencia de periodismo regional.

Guillermo Balbona, redactor jefe de Cultura de El Diario Montañés, ha escrito para Quintatinta este texto sobre la sede del periódico:

Cansinos de ser llamados el cuarto poder, la redacción de El Diario Montañés decidió reflejar lo que siempre se ha sabido: que la calle es el primero y el único posible. Así que dicho y hecho. La dirección donde se encuentra el periódico se llama ahora La Prensa.

Desde que nos instaláramos en el barrio de La Albericia en Santander, al periódico le han ido llegando vecinos. Lo que hace veinticinco años era periferia, ahora es centro. Un periódico también refleja ese diálogo de círculos concéntricos: de la calle a la redacción, de las secciones a los lectores, de las órdenes a los colaboradores. Ahora las redacciones luchan contra el estereotipo: ese que dice que en el presente son menos humanizadas, más de mesa y menos de asfalto… Y, sin embargo, el espacio ahora es más ciudadano, las distancias más cortas y las historias más cercanas. Una redacción tiene una dirección física (la nuestra, calle La Prensa, s/n…) pero en realidad es un pulmón que respira ideas, corrientes, tendencias y huellas. La firma del redactor, que cabe en una línea, es el patrimonio. Su agenda, que debe ser interminable, es el cuaderno de bitácora y la guía para viajar por la noticia.

En más de un siglo esta redacción ha modificado su ubicación, ha sufrido la destrucción por el incendio histórico que arrasó la ciudad en 1941, y ha cambiado cientos de veces de caras, de paisaje humano, pero la esencia es la misma: la condición humana. Ahora somos dos redacciones en una. La de papel y la digital. A veces como un matrimonio sólo habla uno; otras, los dos a la vez; pero una y otra se miran hasta entenderse. La Redacción cumple un cuarto de siglo en su actual lugar en el mundo. Una redacción es un lugar que nunca está lleno y que nunca está vacío, como el vaso del optimismo y el pesimismo. Como el periódico que se abre por el principio o por el final, el relato es continuo. Solo hay asombro en las historias, exclusivas son las personas y el espacio verdadero de un periódico es siempre el titular de mañana. Y ese no tiene dirección. En la redacción de El Diario camino de los 200 años, discurre el aire de la calle que es el mundo, y como Gay Talese, «prestamos atención a la gente ordinaria, porque somos ordinarios».

En la foto: en primer termino, la sección de internet. A la derecha se puede ver la de Local, cuyas mesas llegan hasta el fondo. A la izquierda aparecen Deportes, Economía, Edicion y Región. Justo en medio está la mesa central, detrás de la cual están Diseño y Fotografia.

[Marc González Sala, jefe de Diseño del periódico, ha sido más majo que las pesetas y se ha encargado conseguir la imagen y el texto; la foto es de Andrés Fernández.]

 

La frase del lunes, por Ben Bradlee

27 de octubre de 2014

GUARDADO EN La frase del lunes, Periódicos

frase216_benbradlee

Una cita del recién fallecido Ben Bradlee, titán del periodismo y director de The Washington Post durante cinco décadas, compuesta en Bodoni Poster Compressed.

La cita original es “There is nothing like daily journalism! Best damn job in the world!”, pero he preferido traducir “damn” con un poco más de fuerza para hacer honor a la reputación de malhablado del personaje.

El obituario en su periódico, aquí.

[Fuente.]

 

El Mundo alineado a la izquierda

21 de octubre de 2014

GUARDADO EN Diseño, Opinión/Análisis, Periódicos, Rediseños

En los 25 años de vida que cumple este jueves, El Mundo ha contado con los que posiblemente son los mejores directores de arte en prensa de las últimas décadas en España: Carmelo Caderot y Rodrigo Sánchez, que han dado salida a innumerables páginas brillantes durante estos cinco lustros. Por premios y trayectoria, es indudablemente el periódico mejor diseñado de España (que adolece, cierto es, de cierta irregularidad en sus páginas, si me permiten meter un poco de presión)

Desde que Sánchez asumió la dirección de arte en febrero de este año, el aspecto del diario se ha renovado a pequeños saltos sin romper con la identidad gráfica anterior (tipográficamente invariable desde el cambio de 2009). El equipo de diseño ha ido incorporando en los últimos meses nuevos elementos, ha renovado las cabeceras y, sobre todo, ha adoptado un tono general mucho más dado al espectáculo y la sorpresa, con un desacomplejado uso de los blancos muy de agradecer. Es lo mejor de la renovación de los últimos meses: rompe con los corsés tradicionales de la prensa diaria (módulos, columnas) y ha presentado cada día apuestas de diseño radicales, sobre todo en la segunda mitad del periódico.

Así, el nuevo diseño del diario, que se presentó ayer en los quioscos, no resulta totalmente nuevo y, a pesar de algunos cambios drásticos, resulta más bien el remate de ese largo proceso. Eso no es un demérito, claro. Pero explica por qué los lectores, salvo los muy avisados, no se encontrarán un periódico muy diferente al de la semana anterior. La redacción buscaba una “evolución natural”. Objetivo conseguido.

Después de hojear el diario a través de Orbyt (aquí no me llega en papel), les diré que El Mundo de hoy me parece mucho mejor que el de hace unos meses. Con un par de salvedades.

Me gusta la cabecera desplazada a la izquierda, una apuesta realmente nueva que diferenciará un poco las portadas de El País y El Mundo, prácticamente indistinguibles en los últimos años. También me parece un acierto volver a situar la frase del día bajo el logo: desde que se situó encima dejé de prestarle atención. Encuentro páginas, como siempre, llenas de sabiduría gráfica: el corte radical de las fotos de Josu Zabarte y Eduardo Punset, el juego de color del titular de Miley Cyrus o la doble página de Salman Rushdie, de una elegancia superior a la media.

Por otro lado, me agrada que el periódico se haga más sosegado, más de tiro largo, y elimine las negritas de sus titulares: Valencia sigue siendo la tipografía principal, pero con menos peso. Hay una mayor gama de despieces y frisos (algunos necesitan un pulido: las bolas con cifras no terminan de ajustarse), lo que siempre es positivo, y las cabeceras del suplemento de Deportes, la sección de Madrid y, sobre todo, EM2, tienen un tratamiento a lo grande gracias a su tamaño, en el primer caso, o a un uso inteligente del espacio en blanco. Por cierto que EM2, la segunda parte arrevistada del diario, se potencia con todo el contenido de sociedad, cultura, ciencia…

En el capítulo de salvedades, no he podido evitar decepcionarme con algunos cambios (soy así de quisquilloso). Ya me he acostumbrado a las fotos viradas a duotono en la sección de economía, una extravagancia que ya forma parte de la personalidad del diario, pero no me termina de convencer el tono azul corporativo que se ha expandido hasta sustituir al verde tradicional del logotipo creado por Cruz Novillo. Tampoco entiendo la última página, que se convierte en una especie de bocadillo de cinco pisos en el que el color de la publicidad se merienda la tira de Gallego y Rey, y observo algunas inconsistencias en los titulares, que al bajar de peso acaban engullidos por la página cuando aparecen en cuerpos pequeños. Asumo que este es un detalle menor que se solucionará conforme se vaya rodando el diseño.

Por encima de todo, creo que no funciona la aparición de la tipografía Knockout como segundo peso de palo seco para subtítulos, apoyos y deportes. Es una de las familias fetiche del director de Arte, que ya la usó intensivamente en el suplemento La Luna hace años, y resulta deslumbrante en cuerpos grandes y potentes. Pero resulta algo débil en cuerpo de texto (de hecho, no tiene cursivas) y cuando aparece en los subtítulos su constitución algo estrecha choca con la mucho más redondeada Valencia. Quizá sea una cuestión de interlineado excesivo, no lo sé. En fin.

El caso es que, por ir cerrando, la evolución gráfica de El Mundo está llegando a un afortunado punto intermedio entre la disciplina del diario y la sorpresa de la revista, y el rediseño presentado el lunes es a la vez el remate final de un proceso iniciado hace meses y el inicio de un diseño asentado y sólido al que le esperan muchos días de gloria.

Así lo cuenta el periódico. Así lo analiza Hermino Javier Fernández en el Facebook de Cuatrotipos.

Y unas páginas:

 

La web de El País estrena un diseño que se parece a, ejem, El País

1 de octubre de 2014

GUARDADO EN Periódicos, Rediseños, Web

elpaisweb

No soy un experto en diseño web, así que mi análisis del rediseño estrenado hoy por El País no va a ser demasiado profundo, más estético que técnico.

Además de la integración de la web de noticias científicas Materia, que es amiga de esta casa y por cuya felicidad periodística doy palmas con las orejas, me han llamado la atención dos detalles.

El primero, que el nuevo diseño es más sobrio, con una paleta de colores, digamos, limitada (por no decir casi inexistente): mucho gris, y algún toque de azul… No lo digo como una crítica: no sé ustedes, pero yo acabo saturado de periódicos llenos de color y letras grandotas en los que todo grita compitiendo por mi atención.

Lo segundo: por fin aparece Majerit, la tipografía de los titulares del periódico impreso, en la web. Nunca he entendido por qué cuando los medios impresos saltan a la internete olvidan su identidad gráfica de papel. Antes no había web fonts, pero ahora… No se trata de que entre tinta y píxel haya que elegir un campeón, pero sí de que estén coordinados. Un universo gráfico coherente en papel, ordenador, móvil y tableta construye marca, y para los lectores supone la experiencia de entrar en espacios reconocibles. Los lectores tendemos a buscar referencias conocidas para sentirnos a gusto. Ejemplos: todas las aplicaciones o papeles que salen de publicaciones como The New York Times, The Guardian o The New Yorker viven en un mismo planeta estético (cada medio en el suyo, no crean), y eso funciona.

Quizá el detalle chungo que más me llama la atención en la prensa peninsular es el de El Mundo, cuyas marcas de papel y web son diferentes por razones que no puedo adivinar. Una pena: el planeta verde diseñado por Cruz Novillo es ya un icono de periodismo, y el pequeño planeta de la web es completamente prescindible.

Lo de la imagen coherente entre pixel y papel me lleva a otra reflexión bastante tonta (y lógica): para que haya una identidad compartida tiene que haber una identidad.

The New York Times tiene en las tipografías CheltenhamBeton ExtraBold Karnak y Stymie un marco fijo que se expande de su suplemento dominical a las cabeceras de sus blogs. Por su parte, The New Yorker lanzó hace unos meses una versión refinada y más flexible de la tipografía que ha acompañado sus páginas desde su lanzamiento a principios de siglo XX. Y puede que el dinero que The Guardian pagó a Christian Schwartz, Paul Barnes y cía por la letra que lleva su nombre haya sido la inversión más rentable de la historia de la tipografía: todo lo que toca huele a The Guardian.

Así, no tengo claro que ahora mismo El País, incluso con el refinamiento que ha llevado a cabo en su nueva web, tenga una identidad clara que compartir. Dicen que hay un rediseño impreso en camino, y quizá eso suponga un alivio al caos de tipografías y cabeceras de la marca. Yo, como soy un tipo osado, y porque además vivo en lejanas tierras, me lanzo a hacer una propuesta: teniendo en su cabecera una tipografía con tanta personalidad como la Clarendon, encargaría unos cuantos pesos modernizados a una fundición de postín y me lanzaría a identificar todos los productos con ella. Lo mismo funciona.

 

comentarios (3)

  1. 1 octubre 2014 a las 23:19 | PERMALINK

    Me parece muy acertado tu análisis. Pero tengo que hacerte una pequeña rectificación: non son «tipografías», son fuentes o familias tipográficas.

  2. 12 octubre 2014 a las 10:16 | PERMALINK

    Una precisión: la tipo complementaria del NYT no es Beton, sino un redibujo de Stymie.

    http://6thfloor.blogs.nytimes.com/2011/05/03/the-making-of-a-cover/

    Saludos, desde Santiago, Chile.

  3. 12 octubre 2014 a las 17:43 | PERMALINK

    Tienes toda la razón. Metedura de pata.

    Las egipcias del Times son Stymie y Karnak.

    El Times usa tipos clásicos redibujados por Matthew Carter: Cheltenham, Karnak, Stymie, Frankin…

    http://fontsinuse.com/uses/3907/the-new-york-times-article-redesign-may-2013