El diario italiano La Repubblica acaba de lanzar un rediseño radical que limpia, ordena y pone al día unas páginas que tendían a lo abigarrado (los periódicos italianos tienen querencia por el barroquismo) y que empleaban una selección tipográfica tirando a retro.

Lo más llamativo de la nueva Repubblica es su navegación vertical, que le da al diseño una personalidad muy definida. En portada, esa verticalidad rompe la simetría de la página con una estrecha columna de salida que recoge la información secundaria (fecha, edición, precios, tiempo…). La Repubblica no es el primer diario con un fuerte elemento vertical en su primera página (el canadiense National Post, The Independent o Ara tienen desde hace tiempo cabeceras a 90º), pero me llama la atención cómo funciona gráficamente esa banda a la derecha: todo un espacio limpio que aligera el conjunto.

En realidad, por todas partes saltan elementos de diseño que gritan “soy moderno”, y lo hacen con derecho, empezando por el blanco desequilibrado alrededor de la nueva cabecera (que, de lejos, es idéntica a la anterior; de cerca revela un minucioso meneo tipográfico).

También, las tres páginas individuales (Quarta Pagina, L’Altra Página, Terza Pagina) bautizadas con pereza, pero que están diseñadas con un elengante despliegue de tipografía, infografía e ilustración. Y, por supuesto, la nueva tipografía diseñada por Commercial Type –llamada Eugenio en homenaje a Eugenio Scalfari, fundador de diario–, clásica en su versión serif y ligeramente excéntrica en su versión sans.

En fin: el diseño (los filetes, las tramas de color, el estilo de la infografía o la presencia de la ilustración) está muy marcado por la personalidad de su autor, Francesco Franchi, que aplica en el diario esquemas gráficos ya ensayados en Robinson, el dominical cultural de La Repubblica o Super 8, un suplemento semanal dedicado a los reportajes. El director de arte del periódico, desde hace años, es Angelo Rinaldi.

Y aquí van unas cuantas páginas. Disfruten, porque está todo muy bien y muy limpio.