En fin: nos espera a todos un 2015 medio nublado, lleno de aventuras inciertas. Pero, oye, lo mismo sobrevivimos.

¡Qué ustedes lo disfruten en lo posible!