HERALDO2014abril

Heraldo de Madrid, fundado en 1890, llegó a ser uno de los periódicos más vendidos de España, líder de opinión, referencia. Esas cosas. Se erigió durante los años 30 en un firme defensor de la República, y no es de extrañar que en los últimos días de la Guerra Civil, en plena toma de la capital por las tropas nacionales, un comité falangista entrara armado en la redacción para incautárselo (y para cerrarlo).

Esa fue la primera muerte.

La sede y los talleres pasaron a manos del escritor Juan Pujol, que lanzó en ellas el vespertino Madrid. Lo que venía a ser un botín de guerra periodístico cambió de manos en los años sesenta, y la nueva propiedad impulsó una línea crítica con el régimen franquista que trajo consigo numerosos problemas con la censura y, en 1971, la prohibición del periódico.

Y esa fue la segunda muerte. O segundo asesinato.

En fin: el caso es que este pasado fin de semana el Heraldo renacía de sus cenizas, por decirlo en plan metáfora barata, con una edición conmemorativa que se venderá durante todo el mes de abril. Detrás del proyecto hay una especie de “confederación” de algunos de los medios independientes que han ido surgiendo en los últimos tiempos, entre los que se encuentran eldiario.es, InfoLibre, Mongolia, Materia, Líbero, La Marea, Fiat Lux, Jot Down…

Y siempre es una alegría que nazca un periódico.