Wired cumplió 20 años hace un par de meses, lo que viene siendo toda una edad para una revista que tiene como objetivo estar a la vanguardia de las cosas. Justo después, la edición americana lanzó un nuevo diseño en su número de julio. Como suele ser habitual en este blog, llego con un poco de retraso a la noticia –Wired tarda en aterrizar en los quioscos madrileños–, que ya ha sido bien glosada aquí. Pero, oiga, más vale tarde.

La trastienda es curiosa: Scott Dadich, el nuevo director, fue hasta 2010 años diseñador máximo de la revista y la llevó a su mejor nivel gráfico. La nueva directora creativa, Cláudia de Almeida, se enfrenta a un reto interesante: renovar la publicación y buscar su espacio a la sombra de aquel, que pasa por ser uno de los mejores diseñadores de revistas del momento. A este respecto, Gym Class Magazine se han lucido con una interesante entrevista a ambos.

El rediseño reordena la revista, reduce el logo de portada y sustituye colores y paleta tipográfica. Lo más remarcable: seis cabeceras como seis soles para abrir las secciones InfoPorn, Alfa, Ultra, Q:, Gadget Lab y Ask. Cada sección es un mundo en sí misma –editorial y gráficamente hablando–, y tienen tanta personalidad que acaban por eclipsar un poco a los grandes reportajes de la parte final. La cabecera de Q:, por ejemplo, es todo un alarde de detalle y de imposibilidad física.

WIRED2013junio_009

Lo que más me ha chocado de la nueva fórmula gráfica es la utilización de Ambroise, de J. F. Porchez, como tipografía principal para la revista. Es una didona extravagante, con una letra K llena de fiesta y personalidad, y que parece gritar “miradme a mí mayormente”.

WIRED2013junio_021

El caso es que me imaginaba una tipografía así en una revista de moda, porque su elegancia tiene un acomodo más natural en el mundo del glamour. Y, sin embargo, acaba encajando fenomenal en el marco tecnológico y avanzado de Wired.

Salvedad: gran parte de los titulares están compuestos de una mezcla de Ambroise y Tungsten. Y estas dos tipografías tienen entre sí una química tirando a nula. Como diría mi madre, es como ponerle “a un santo cien pistolas”.

WIRED2013junio_006

En fin: el diseño de Wired siempre es complejo, lleno de recursos gráficos. El menú tipográfico tiene bastante despliegue: Brandon Grotesque, Apex Rounded, Anchor, Oxide Solid

Unas páginas: