Una cita del maestro zen Shunryu Suzuki, compuesta en Monotype Scotch Roman.