Una cita de John Cage, compuesta en PF Encore Sans Pro.