[Nota dirigida a los amables paracaidistas que caigan en este post fuera de contexto: el texto es una inocentada, una broma típica del 28 de diciembre…]

La crisis económica empezó con Lehman Brothers, pero ha llegado a la tipografía. El Consejo de Ministros de mañana viernes aprobará, a propuesta del Ministerio de Hacienda, el Real Decreto 1898/2011 que prohibirá en la prensa periódica el uso de tipografías en negrita. La medida, que se enmarca en los planes de austeridad del Gobierno de Mariano Rajoy, pretende fomentar el ahorro de tinta y pigmentos, y responde –según fuentes próximas al ministerio– a una petición expresa de la Unión Europea.

Según ha podido saber Quintatinta, la prohibición afectará a los diarios, independientemente de su ámbito de distribución (es decir, tanto a regionales como a nacionales) y también a las revistas que impriman más de 15.000 ejemplares. “Hemos valorado prohibir también los titulares mayores de 35 puntos”, ha afirmado la misma fuente, “pero Presidencia no ha querido enfrentarse a los diarios deportivos”. “La gente que controla la prima de riesgo sabe mucho de tipografía, no creas”, dicen desde Hacienda, “nunca usan la Verdana en sus informes porque gasta mucha tinta y los cartuchos HP son carísimos”.

Un portavoz de la Unión de Tipógrafos de Barcelona ha querido resaltar el malestar que lo precipitado de la medida ha causado entre los diseñadores de letras, si bien ha querido matizar la postura de sus asociados: “Las mediciones realizadas por técnicos de la Secretaría de Estado de Cultura apuntan a que cualquier variante de la Comic Sans, que es bastante gordocha, puede considerarse una negrita. Si el Real Decreto contribuye a prohibirla, no nos opondremos”.

[Más información, aquí y aquí]