Una cita de Edwin H. Land, fundador de Polaroid, compuesta en Memphis.

[Fuente: The Man Who Inspired Jobs.]