Una cita tomada del punto 1.13 del Libro de estilo del diario El País (mi edición en papel es 1990, por cierto) compuesta en Clarendon.