Un interesante fenómeno editorial de los últimos años es el menudeo de pequeñas revistas independientes que se hacen un hueco buscando nuevos enfoques para tratar temas antes reservados a las publicaciones de consumo masivo.

Hay muchos ejemplos: Apartamento le da una vuelta a las revistas de decoración mientras Little White Lies se lo da al cine, Fire & Knives a la cocina o The Green Soccer Journal al mundo del balompié. Todas comparten el toque moderniki, la atención al diseño y la ilustración, la búsqueda de un público adulto y sofisticado.

Algo de todo esto hereda Panenka, recién estrenada revista de fútbol de la que estos días ha salido un primer ejemplar que se distribuye aquí. Algo así como el inicio de una pequeña campaña de microfinanciación.

Panenka (“El fútbol que se lee”) invoca al futbolista checo con el meritorio propósito de diferenciarse de la cobertura que los medios tradicionales dan al, ejem, deporte rey. Ya saben: portadas que gritan y enfoques 100% viscerales. Para ello ha reunido a un montón de colaboradores de talento.

No soy muy partidario de hacer públicos los números cero. Por definición, están a medio cocinar. En éste de Panenka se nota un poco: el diseño incluye ideas muy elaboradas, pero también páginas que necesitan algo más de reflexión, una vuelta. Es un trabajo de mérito, y no reconocerlo sería injusto; todo respira, sin embargo, una mezcla de entusiasmo desenfrenado y caos que acabará por reposar. Para el segundo número inaugural.

De momento, amigos futboleros, consigan el cero. Y fórmense su opinión.