Una cita de John Maeda, compuesta en Xerxes.