Las ilustraciones de Irma Guenholz son 3D del que se puede tocar. Esculpe sus obras, fabrica los decorados y luego ilumina y fotografía el conjunto para conseguir el acabado final. Es una técnica laboriosa, pero el resultado… ¡uf!… es maravilloso, y supone un pequeño paréntesis de material tangible en este mundo de irrealidad generada por ordenador en el que nos desenvolvemos con cierta comodidad.

Materias primas: plastilina y arcilla polimérica, pero también otros materiales como madera, arcilla, papel, metal, materias vegetales… “Me encanta experimentar con todo tipo de elementos y sus texturas”, en palabras de Gruenholz. Sus trabajos han aparecido en revistas como Cosmopolitan, Muy Interesante o FHM, y en libros para Imaginarium y la Editorial SM.

Aquí van, amigos, cinco imágenes seleccionadas por la propia artista (en su Flickr hay más).

Y aquí van unas imágenes del proceso creativo, y del resultado final, de “Huída por los tejados”.