La portada de Abc es, simplemente, espectacular. El ambiente en el Congreso no era, desde luego, tan tenebroso y negro como la foto parece reflejar, así que tenemos pendiente un debate medio deontológico sobre si es lícito recurrir a técnicas fotográficas para, como en este caso, aportar un punto de vista (opinión) a la imagen.

La luz del hemiciclo era más parecida a la de esta foto de La Vanguardia.