Una cita de Saul Bass, compuesta en Hitchcock.