Eatme es una bonita revisa editada por Charada Club, un sitio chachi de estos de beber y bailar, en Madrid. Es una revista de gran formato (41 cms de alto), con una maqueta y, sobre todo, una fotografía que no están nada mal. El diseño, construido en muy, muy eficaces tres tintas, es de Javier Garceche; las fotos, del mismo Garceche, y del gran Luis de las Alas.

La intención de la revista, según me contó Mr. Garceche en su papel de director creativo, es que en cada número “artistas de cualquier área (moda, fotografía, diseño gráfico, ilustradores…) tengan un espacio donde poder hacer lo que quieren, aunque intentaremos que haya un hilo conductor”. La idea es una iniciativa de Vanessa Laforest, dueña del club, que quiso hacer un fanzine (de lujo, como es el caso) con el argumento inapelable de que “el flyer está muerto”.

En fin. Mola. Aquí van unas páginas.

Y éste es el manifiesto con el que se presenta la publicación:

“Soy una revista de pocas páginas pero de alta tensión.Nací de un subidón, de los flyers del pasado, de las mejoresfotos, de las grandes poses, de la gamberrada, de la música,del arte, del sexo. 24 hours party people en Charada, ellosme concibieron. Digo: guay, sexy y molón siempre que tengoocasión. Todo me cabe, y me cabe muy bien.  Estoy a favor de que me abras por sorpresa, deque me recorras y que en ocasiones mojes la punta de tusdedos para descubrir lo que vendrá a continuación. Me hagola dura, 20 segundos después estoy en tu casa. Read my lips.Soy trupera, una buscavidas que llega a todos los sitios quele interesan, fascinan, divierten siempre por la cara, siemprebien recibida. Me declaro gratuita, accesible y exclusiva.  Si no espabilas ni me miras.No me despido, me voy contigo.”