Una cita de Arthur Conan Doyle, en boca de Sherlock Holmes, compuesta en, por supuesto, Baskerville Old Face. La frase está tomada de “Las aventuras de Sherlock Holmes” (1892). En concreto de “La aventura de Cooper Beeches”.

Frase dedicada a todos los infografistas que en el mundo han sido.