La edición española de la revista Esquire tiene el interesante hábito de sorprender con cada una de sus portadas. O, al menos, la vocación de intentarlo. En el número de junio apuestan por tres fotos de portada, lo que se traduce en, ejem, 27 rostros diferentes.

Se lo cuenta a ustedes Clara Montagut, la directora de arte:

“Es una portada que llevamos queriendo hacer mucho tiempo, pero necesitábamos tener tres personajes muy potentes y una historia que contar. La de las giras de este verano de los grandes es una buena historia que contar, y con tres fotones como estos…. En el especial música que llevamos en el interior, se habla de los temazos que no puedes dejar de escuchar este año, casi todos de caras nuevas (o por lo menos no tan viejas como las de los músicos de portada…). Y de ahí viene el guiño que invita a crear “caras nuevas” con las ya vistas, como si de un cadáver exquisito se tratase.

Es complicado encontrar tres retratos que se ajusten al formato cabezón de Esquire, y encima el mismo mes. El montaje de las fotos para que coincidan las facciones es otro cantar. El secreto está en buscar la simetría de los rostros tomando como referencia la nariz, su altura y centrado. Ha sido un ejercicio muy divertido, y el resultado sobrepasa las espectativas.”

Aquí, las tres portadas que lucen, efectivamente, tres fotos buenas, buenas.

Aquí, un bonito video que explica el invento…

[Y en este enlace, el blog del departamento de arte de Esquire]