Nunca entendí por qué el que difunto presidente de la Federación Rusa era (Boris) Yeltsin en Madrid y Eltsin en la prensa de Barcelona. Misterios de cómo los periódicos traducen a la nuestra los nombres propios de escrituras rarunas. Con el bebé muerto en las urgencias del hospital Gregorio Marañón, en Madrid, ha pasado tres cuartos de lo mismo.

Que digo yo que no debe de ser tan difícil ponerse de acuerdo.

El País:

el-pais

La Vanguardia:

la-vanguardia

Público:

publico