Avant Garde es una revista de leyenda en lo que viene siendo el diseñismo del siglo XX. Fue una chaladura sesentayochera, creada por el editor Ralph Ginzburg y por Herb Lubalin, un genio de lo gráfico del que ya he declarado mi rendida admiración.

La historia del diseño (como todas las hitorias, claro) está llena de obras maestras: páginas magníficas que, tristemente, sólo llegan a nosotros fuera de su contexto natural a través de libros recopilatorios o capturas interneteras.

Es fácil que cualquier estudiante interesado por el diseño conozca muchas de las portadas de Esquire creadas por George Lois, o que haya buceado en recopilaciones de páginas del Harper’s Bazaar diseñado por Alexey Brodovitch.  Es raro, sin embargo, y salvo que tengamos un gran desván o mucha suerte buceando en librerías ‘de viejo’, que cualquiera de nosotros pueda hacerse una idea de cómo era un número completo de esas revistas sobre las que se ha cimentado el diseño gráfico de hoy en día.

Aquí va una pequeña contribución a la causa. Hace unos meses colgué unas cuantas fotos chapuceras de páginas de Avant Garde, ahora he escaneado un número completo, el inaugural, y lo he colgado en Issuu.

Vaaale, no es como hojear la revista en plan papel-papel. Pero mola.

Con ustedes, Avant Garde, enero, 1968.

[No descarto seguir escaneando revistas viejunas en plan “esta es la historia del diseño”. Espero que no me toque pagar un canon…]