La revista Tiempo, un clásico del periodismo patrio, lanzó diseño hace unos días. Una maqueta que preparé en diciembre de 2007, y que había permanecido aparcada desde entonces. Como el Grupo Zeta está como está, y como yo hace unos meses que ni estoy en Zeta ni se me espera, el nuevo estilo se ha aplicado sin que yo haya supervisado el proceso. Estas cosas pasan. Tengo que decir que el resultado final es un fiel reflejo de lo que proyecté en su día. El equipo de diseño de Tiempo ha hecho un bonito trabajo…

Los precedentes. A finales de 2007, alguien en Zeta decidió (con buen criterio) que Tiempo necesitaba un cambio de diseño. Yo era, en ese momento, director de arte de PlayStation, y sólo unos meses antes había estado pergeñando un rediseño turgente (y paralizado, qué cosas, en espera de mejor ocasión) para otra revista clásica de la empresa. Y me cayó el encargo.

Las consignas que recibí no eran demasiadas. Tenía que darme prisita (el rediseño debía estar en marcha en menos de un mes) y el resultado tenía que estar muy medido, para que el reducido equipo diseñil de la revista pudiera ponerlo en práctica sin dificultad. El trabajo tenía que ser “elegante”, “moderno” y no podía suponer en ningún momento nada remotamente parecido a una ruptura con lo anterior. Vaya, que fuera al grano y optimizara tiempo y recursos. ¿Los referentes? El Time revolucionado por Luke Hayman, y la nueva Monocle, de cuya maqueta refinada y sencilla era yo a esas alturas bastante fan.

Bueno, el caso es que entregué el rediseño. Fue aprobado. Y acabó en un cajón. O casi. La empresa prefirió no cambiar ninguna de las revistas, inmersa como estaba en un proceso de venta que se suponía inminente. Sólo se permitió, discreta y muy escalonadamente, aplicar alguna de las nuevas secciones. Pero manteniendo las cabeceras y las tipografías del diseño anterior. Un híbrido a caballo entre dos épocas que ha estado publicándose durante los últimos meses, y hasta el pasado viernes

Las principales características del diseño. Como casi siempre, mi primera decisión de diseño fue elegir la tipografía. La afortunada concursante es Leitura, de Dino dos Santos, clásica pero con mucha personalidad, y lo suficientemente versátil como para permitirme armar toda la revista sólo con sus variantes. Reconozco que lo de diseñar TODA la revista con una única tipografía fue un reto que me divirtió.

Tiempo Tipografias

Otra decisión temprana fue simplificar la organización de la revista dividiéndola en tres partes diferenciadas: Zoom, Actualidad y Vivir. Cada una, con su cabecera diferenciada. Cada una con un código de color.

Tiempo Colores

La idea: proponerle al lector mayor número de elementos de navegación.

Tiempo Cabeceras

El estilo de titulares da unidad a todo el diseño: en Leitura 4, y con un subrayado de 0.8 puntos. Para distinguir los reportajes de actualidad, la entradilla está compuesta en Leitura Sans, y en rojo.

Tiemo Titulares Actualidad

Y para la sección de Vivir, el subtítulo estaba compuesto en Leitura 1, y en cian.

Tiempo Titulares Vivir

[El rediseño de Tiempo, Segunda Parte]