Hachette-Filipacchi ha echado el cierre en TeleIndiscreta. Nueve personas, que acumulan muchos años de trabajo en la casa, se van directamente a la calle; toda la empresa se queda con la sensación de que, tras este cierre, vendrán otros.

La revista vendía, según la OJD, apenas 30.000 ejemplares, un triste reflejo de aquellas épocas gloriosas millonarias. Probablemente toda una generación puso en sus carpetas escolares las pegatinas de ‘V’ y otras series ochenteras que TeleIndiscreta insertaba en su portada. En los últimos tiempos, todo hay que decirlo, la revista era un muerto viviente que Hachette no supo, o no quiso, resucitar.