Me lo han dicho hoy en el periódico, mientras pergeñábamos la portada: “Las guerras, desgraciadamente, tienen siempre buenas fotos”.

Lo que no termina de convencerme es que todos apostemos, casi siempre, por las mismas imágenes, con un criterio estético y periodístico unificado, universal.

En las portadas dedicadas a la cosa bélica de Georgia se repite insistentemente una única escena, terrible. En la foto, un hombre sostiene el cadáver de un familiar, y llora. Periódicos de todo el mundo han publicado, en primera o en páginas interiores, una misma foto (o fotos que retratan una misma escena). No sé si es cosa de una misma agencia/fotógrafo, o de un enjambre de cámaras retratando ese momento y esparciendo sus imágenes sincronizadas por el mundo.

Y que, a pesar de todos los miles de fotógrafos que corretean por el mundo, resulte tan fácil colocar en tantos medios un mismo material me ha recordado la película ‘Cortina de humo‘ (‘Wag the dog’). Resulta fácil intoxicar a los medios de todo el mundo, manipular la información y colársela: tan sólo hace falta enviarles la mejor foto.

[Lo mismo pasó con la ceremonia de inauguración de los Juegos Olímpicos: horas de espectáculo inigualable, y las mismas fotos en todos los papeles. Y con el oro olímpico ganado por Samuel Sánchez. En casi todas las primeras, el mismo mordisco a la medalla].

georgia_publico

georgia_us_washington_post

georgia_TUR_SAB

georgia_POR_PUBL

georgia_uk_the_time

georgia_elpais

georgia_elmundo

georgia_NY_NYT