Llevo ya encadenados una serie de rediseños, en los últimos meses, que me han dado algo así como experiencia exprés en el tema. El programa académico manda, y hace un par de semanas me tocó hablar del tema a los periodistas en ciernes que son mis alumnos de Diseño y Edición de Revistas, en la Universidad Carlos III.

No he llegado a ser un experto en la materia, pero sí he empezado a desarrollar una disciplina interna sobre como aproximarme al rediseño de una publicación. Para la clase preparé este camino de aquí abajo, que es una sistematización (y también una simplificación, claro) de lo que he hecho cada vez que me ha tocado remaquetar una publicación.

Es un camino personal, subjetivo, con sus vicios y sus defectos: por ejemplo, yo suelo dejar el espinoso asunto de la portada para el final, y quizá sea un paso demasiado importante como para relegarlo tanto… En fin, de todo se aprende…

[A este respecto es muy, muy recomendable el serial (completísimo, estupendo; es lástima que tenga un ritmo de publicación tan laaargo) que Miguel Buckenmeyer está posteando en EnCajaBaja: “Los diez mandamientos para rediseñar un medio de comunicación“]

****

Para encarrilar el rediseño de una revista

Fase A: Las preguntas

1. Estudia la revista. ¿Por qué es necesario un nuevo diseño? ¿Cuáles son sus virtudes y defectos? ¿Su ritmo de paginación? ¿Cómo estructura reportajes y secciones? ¿Tiene vicios de maqueta y de redacción? ¿Qué sirve y se puede mantener? ¿Qué hay que tirar?

2. Estudia el pasado de la revista. ¿Dónde está su identidad? ¿Qué ha perdido con los años? ¿Qué ha ganado? ¿Qué hay que recuperar?

3. Estudia la competencia de la revista. ¿Qué hacen los demás? ¿Qué hacen mejor que tú? ¿Qué hacen peor? Y, sobre todo, ¿cómo puedes marcar la diferencia?

4. Estudia el público de la revista. El público que no puedes perder y el que pretendes ganar con el rediseño. Imagina un lector-tipo, y diseña la revista pensando en él.

5. Con toda la información, decide el concepto editorial, la voz , el tono de la revista. Todas las decisiones del rediseño y todas las opciones editoriales deben respetar, remitir a esa voz.

6. Estudia el método de trabajo en la redacción. ¿Cómo se encargan y redactan los contenidos? ¿Cómo se diseñan las páginas? ¿Cómo es el flujo de trabajo y de documentos? ¿Funciona como un buen reloj o tiene deficiencias?

Fase 2: Las decisiones

1. Decide hasta dónde quieres llegar con el rediseño. ¿Una remaqueta radical o un retoque? ¿Un rediseño que sorprenda a tus lectores o que les sea familiar?

2. Decide el formato de la publicación. Aquí entran razones de diseño, de ergonomía y, en fin, casi siempre económicas.

3. Define los elementos de la página. Elige las familias tipográficas con las que vas a realizar el rediseño. Define una paleta de colores. Define un estilo fotográfico y de ilustración.

4. Define una retícula base que se adapte al concepto editorial y a la tipografía elegida.

5. Define la estructura de las secciones, el ritmo de la revista y cómo se van a construir los reportajes. Decide qué secciones deben mantenerse, cambiar, caerse del planillo o qué nuevas ideas se pueden aportar. ¿Cómo se van a usar las aperturas?

6. Recopila material editorial real, o crea tu propio material. Pero siempre trabaja con contenidos reales. (En el mundo de las ideas todo es muy bonito, y el día a día de una redacción siempre estropea cualquier diseño que no esté preparado para aguantar el ritmo).

7. Define la portada. Decide si hay que retocar un poco o cambiar totalmente la cabecera de la publicación.

Fase 3: La pedagogía

1. Define el método de trabajo para la redacción que mejor se adapte a la nueva fórmula editorial.

2. Crea nuevas hojas de estilo. Crea los nuevos catálogos de maquetas. Crea un manual de estilo detallado.

3. Explica el rediseño: por qué era necesario y qué has querido conseguir. Explícalo hasta que te quedes afónico. Explícalo hasta que quienes lo vayan a poner en práctica se queden sin dudas y, sobre todo, se queden sin reparos. Que, como decía Sonia Martos (directora de arte de Público, Lisboa) “Los periodistas son personas que se dedican a documentar un mundo que cambia, pero a las que les cuesta adaptarse a los cambios”.