Hoy, El País calienta motores para el rediseño con un especial de veinte páginas de los de mucha retórica y poca chicha. Hay una tipografía nueva, Majerit, que sustituye a la Times. Y hay unos cuantos rediseños en cascada, algunos de Palmer&Watson, otros de Óscar Mariné. Hay frases bonitas del tipo “Cambiamos por responsabilidad”. Y hay algunas páginas de lo que será el nuevo diseño.

En esas pocas páginas, nada especialmente emocionante. O sea, que habrá que esperar al domingo 21 para quedarnos con el reloj de regalo (mal empezamos; necesitan un reloj para llamarnos al quiosco), y el nuevo periódico, y opinar con un pleno conocimiento de causa. En esas pocas páginas, como digo, he reconocido recursos manidos como la mezcla de cursivas y redondas, o páginas desarmadas de todo filete para que “floten”. Ante esas páginas, la verdad, esperaba sentir un “¡Guau!”, y me he quedado en un mero “pse”.

pais rediseño